Escondiéndose en la Juárez

Con sus bares clandestinos, restaurantes de moda y mansiones coloniales restauradas, la Colonia Juárez vibra. Parecida a sus sucesoras modernas hacia el sur – la Roma y la Condesa – la Colonia Juárez subía, luego bajaba, y después bajó mucho. Ahora está de nuevo subiendo. Cervezas artesanales, fondas hipster y boutiques de diseñadores se están estableciendo entre las tiendas de estéreos de autos, vendedores de tamales y las tiendas de abarrotes Oxxo omnipresentes.

jaurezLa Juárez nació a finales del siglo diecinueve como un suburbio para la élite rica de la ciudad. Originalmente, la colonia presumía mansiones del Porfiriato y calles bautizadas con los nombres de las ciudades más finas de Europa. En la década de los sesentas, artistas e intelectuales atrajeron una población más atrevida y la colonia se transformó en el epicentro para la comunidad gay de la Ciudad de México. Después de que el terremoto de 1985 mandó fuera a los residentes ricos hacia la periferia, la Juárez cayó en un especie de limbo decadente, cortiços imponentes del siglo diecinueve junto con restaurantes coreanos, antros y edificios abandonados. Hoy en día, la Zona Rosa – el área constituida por las calles más occidentales de la Juárez – sigue siendo popular para la comunidad de jóvenes LGBT y las avenidas están forradas con bares, antros y tiendas de calzones atrevidos.

hanky-pankyAhora la colonia atrae otro tipo de población aunque posiblemente no logres verla. La actividad favorita de la gente que visita la Juárez parece ser ocultarse en uno de sus varios bares de cócteles o restaurantes escondidos. Durante una noche detrás de las puertas te puedes encontrar saboreando cócteles en el Hanky Panky, comiendo una hamburguesa de setas silvestres en el Loose Blues en la calle Dinamarca, o escuchando un cuarteto de jazz en el Parker & Lenox. Cuando estás listo para salir a buscar aire, puedes ir por una pizza al aire libre en la cervecería Comedor Lucerna o sentarte en uno de los varios pequeños parques de la colonia. Puedes probar el nuevo bistrot francés de Eduardo García, Havre 77, o el Paprika de Josefina Santacruz, inspirado en Asia.

Dejando la moda de un lado, todavía puedes encontrar cantinas viejas excelentes, tacos al pastor y tamales oaxaqueños por las avenidas de la colonia Juárez. Visítala durante el día para conocer el Museo del Chocolate con paredes elaboradas con tablillas reales que podrían incluso chuparse, o el Museo de Cera del grupo Ripley en un castillo fabricado en la calle Londres. También puedes participar en un taller de yoga o lanzarte por un scone a la Panadería Rosetta. Todas estas cosas buenas la vuelve una colonia fácil para querer esconderte durante unos días y descubrir qué hay detrás de las puertas cerradas.

Lydia Carey es autora de la nueva guía de la colonia Roma, Mexico City Streets: La Roma.

Hiding out in La Juarez Previous Article 5 must-visit restaurants in Mexico City right now Next Article